• Vie. Ago 12th, 2022

Estas son las bondades del sexo tántrico

PorBriggy Quintero

Jun 18, 2021
sexo tantrico

El sexo tántrico forma parte de una filosofía de vida llamada tantra que surgió en Oriente desde hace más de 5.000 años. La técnica tradicional del tantra habla de la expansión de la conciencia. Se focaliza en la energía, en el control del cuerpo y en la respiración. En este caso, la meditación juega un papel muy importante, ya que le permite a la mente poder concentrarse en algo específico.

El tantra utiliza la palabra maithuna, que en sánscrito significa: unión sexual en el contexto de ritual meditativo-energético. Patricia nos explicó que “el tantra tiene que ver con vivir la vida desde el presente, conectando con cada instante que promueva la paz interior y la relajación, y en este caso, el sexo es una buena ocasión para generar momentos de mucha presencia. Una buena conexión sexual, con uno mismo y con otro es una experiencia fuerte. Teniendo esto en cuenta el sexo tántrico se basa en la presencia de cuerpo y alma que se conectan”.

Lea también: Úrsula Corberó calentó las redes sociales con sexy foto en traje de baño (Galería)

La sexóloga y psicóloga Patricia Safadi explica que el objetivo principal del sexo tántrico no es llegar rápidamente al orgasmo. “El tantra habla de dos tipos de orgasmos, el orgasmo cumbre y el orgasmo valle. El orgasmo cumbre está relacionado con el orgasmo occidental. Es hacer para llegar. Se trata de generar estímulo para favorecer una escala de excitación, que deja paso a la explosión y a la descarga. El orgasmo valle u orgasmo tántrico, no busca esta ascendencia de excitación que sube y sube, no se centra en el hacer sino en el estar. Busca un punto de excitación que se sostiene. La prolongación, la conexión y el tiempo de unión entre las personas involucradas fortalecen la focalización y la presencia de los cuerpos. Y cuando esta excitación disminuye, moderamos, suspendemos y volvemos a empezar”.

El sexo puede evocar y liberar emociones. La autora del libro “Sexo Tántrico”, Claudia Blake, aconseja que la energía sexual puede generar reacciones inesperadas, como es la necesidad de llorar, o sorprenderte riendo a carcajadas sin razón alguna, o permanecer en silencio. Y es fundamental aceptar esa recepción de emociones que pueden llegar.

“Uno es amo de su mente y es capaz de llevarla allí donde quiero que esté. Meditar es focalizar intencionalmente hacia un estímulo. Tener sexo puede convertirse en una meditación activa al llevar toda la atención a esa experiencia, aquietando así, todos los otros pensamientos. La capacidad de tomar el control de la propia mente, es algo que uno puede practicar en cualquier momento de la vida”, concluye Patricia.

Síguenos en nuestras redes sociales:

+ Publicaciones de este autor